¿Dónde te alojas? – Meditaciones de Miles Christi

¿Dónde te alojas?

Reflexiones de Miles Christi para acompañar la oración.

Jesús se volvió, y los vio seguirlos, y les dijo: “¿Qué buscáis?” Y le dijeron: “Rabí… ¿dónde te quedas?” Él les dijo: “Vengan y vean”.

(Jn 1,38)

 

  1. Para aprender a orar, debes tomar la decisión de seguir a Cristo y pasar tiempo con Él. El primer paso es el más difícil. Después, Jesús mismo (que ya te dio la gracia de querer orar) te echará una mano. Durante la oración íntima con Cristo, no nos buscamos a nosotros mismos, sino que buscamos honrar al Señor. El que busca su propia satisfacción no aprende a tener una relación íntima con Jesús.

 ¿Qué te impide tener una relación íntima con Cristo?

 

  1. Cuando estás orando, no puedes apresurarte o tener tu corazón en otro lugar. Pasar tiempo con el Señor debería ser suficiente para encender todo nuestro corazón y hacer de ese momento el mejor de nuestro día. Explicar al Señor nuestras sobras o tener una mala actitud no es una manera de aprender a ¿Quieres una explicación de la oración? Lo mejor es que lo aprendas a través de tu propia experiencia. Esta experiencia, si es real, no será olvidada.

¿Qué debes incluir en tu oración?